Cómo afiliar tus lápices de dibujo

Seas un dibujante profesional o aficionado, el lápiz es tu herramienta de trabajo y necesita unos cuidados específicos a la hora de sacar punta para lograr los trazos y efectos buscados. Te contamos cómo afiliar correctamente un lápiz para dibujo en el blog de Canal Cero Street, tu canal de impresión en Pamplona.

Dibujar con lápiz es algo que nos lleva a la infancia para el común de los mortales, pero existe todo un universo si lo llevamos al dibujo artístico.

Además del gran surtido de lápices existentes, con sus respectivas características, virtudes e inconvenientes, dibujar con lápiz significa también sacar punta.

Y no, el sacapuntas no es la mejor manera de afilar un lápiz. Para los artistas, usar un sacapuntas es un sacrilegio.

¿Por qué no usar sacapuntas para afilar un lápiz de dibujo?

Cuando se usa un lápiz para dibujar es necesario moldear la punta según la técnica empleada o el resultado buscado.

Y un sacapuntas solo moldea la punta de una única manera, limitando las formas a una única, mientras que un cutter permite afinar la punta al extremo para delinear o crear una punta gruesa que nos ayuda a sombrear.

Además, los sacapuntas rompen la punta, sobre todo las duras. Con que es mejor emplearlo si vamos a usar un lápiz para escribir, como en el caso de los estudiantes.

¿Por qué usar un cutter para sacar punta a un lápiz de dibujo?

Como lo hemos indicado, el cutter nos permite moldear la punta del lápiz a nuestro gusto.

Además, no tienes el inconveniente de encontrar el sacapuntas con el orificio adaptado al grosor del lápiz.

Pero no vale cualquier cutter.

Para esta tarea, es mejor comprar un cutter pequeño o fino, con estructura de metal y que sea de calidad.

Además de tener una hoja más afilada, será mucho más seguro si queremos prevenir accidentes.

Un buen cutter para afilar un lápiz de dibujo tiene que ser manejable y preciso en el corte.

¿Cómo afilar un lápiz con cutter?

Vamos a repasar los 5 pasos básicos que este arte del afiliar lápices con cutter. Pero la clave es practicar para dar cortes precisos y dar la forma deseada a la punta.

  1. Coge el lápiz colocando la mano debajo y sujetándolo por la mitad con los dedos índice y pulgar. La mina tiene que mirar para fuera.
  2. Sujeta bien el lápiz y coge el cutter con la otra mano, colocando el filo para fuera y abajo. Tienes que abrir el cutter unos 6 cm, no más, y comprobar que esta bien afilado para dar un corte limpio.
  3. Afila la punta del lápiz girándolo en el sentido contrario a las agujas del reloj, mientras vas sacando trozos de madera hasta dejar la punta al aire.
  4. Así puedes moldear la punta para obtener el resultado que deseas: una punta fina, gruesa, corta o larga.
  5. Para darle otra forma menos puntiaguda, usa papel de lija fino y frota la punta para darle forma de cincel, redonda, cuadrada, triangular, etc.

Ahora que tienes el lápiz bien afilado, solo te queda darle rienda suelta a tu imaginación.

#tucanaldeimpresión